Moda

ARTE TEXTIL

Purificación García acaba de abrir su segunda tienda en Colombia.
purifiacion home
Por: Sergio Ramírez
Hora de compartir:

Purificación García (Galicia, 1952) lleva poco tiempo diseñando para hombres. “Fue muy arriesgado, porque siempre hice ropa de mujer, pero nos ha ido bien. He logrado llegarle a hombres de 20, 30, 50. Me siento muy satisfecha cuando voy a una reunión y veo mis prendas en esos universitarios que se supone que no les interesa ir vestidos de nada pero sí y en esos otros mayores que tienen claro que les gusta estar bien vestidos. Es una mezcla de vanguardia y tradición”.

Resultado de imagen para purificacion garcia tienda la colinaPrendas con colores sólidos, diseños minimalistas inspirados en artistas abstractos como Mondrian, Malevich o Ellsworth Kelly, combinación de texturas y materiales forman parte de su colección primavera-verano, la misma que puede verse en su recientemente inaugurada tienda en el centro comercial Parque La Colina en el norte de Bogotá. “Lo que más nos identifica es el buen hacer, que las cosas estén bien hechas, con buenos materiales. Todo el tiempo hemos trabajado con el arte y la cultura, inspirándonos en grandes pintores con la idea un poco de llevar todo eso a mis colecciones. Eso es de las cosas que más me han gustado”.

 

Nacida en el seno de una familia humilde en Castrelo del Valle, en la provincia de Orense, García llegó a Uruguay con solo tres años. “Realmente me crié allí. Mis padres emigraron después de la guerra. Primero viajó mi padre, que conocía a alguien que tenía una estancia (finca) allá y tuvo la suerte de encajar muy bien, así que después nos llevó a mi mamá y a mí”.

prificacion2Ante la presión de sus padres, intentó estudiar Medicina, pero con el tiempo se dio cuenta de que estaba en el lugar equivocado. “De pequeña mi juego favorito era vestir a mis muñecas, hacía trapos, me ponía las cosas de mi mamá, lo mío realmente era la moda”.

Entró como becaria en una fábrica textil y abandonó la Medicina. “No tuve la suerte, como podría ser hoy en día, de irme a Parsons o a alguna escuela famosa de diseño, me hice a mí misma a punta de práctica, vivencias, ganas y pasión, eso me ha ayudado a superar la deficiencia de no tener estudios”.

Ingresó al equipo de diseño de la empresa, aprendió de telas, de texturas, de estampados y… se convirtió en ama de casa. “Me casé con un uruguayo, que es el padre de mis dos hijas. Él tenía un negocio de importación y exportación de pieles y nos fuimos a vivir a Canadá”.

No es de quedarse quieta, así que como tenía tiempo no solo aprendió inglés sino que hizo un curso de textiles, el cual complementó, durante un corto período de tiempo que pasó en Nueva York, antes de regresar a España.

Resultado de imagen para purificacion garcia logoSe trasladó a Barcelona y se convirtió en una marca. Fue el comienzo de un imperio que hoy tiene más de 360 puntos de venta entre tiendas propias, franquicias y corner shops en grandes superficies como El Corte Inglés en España o El Palacio del Hierro en México y factura anualmente unos 90 millones de euros.

Los 80 fue una buena época: inauguró en Bélgica su primera tienda por fuera de España y participó por primera vez en las pasarelas de Cibeles, Tokio y Milán de Milán, impulsada por Franca Sozzani, en ese entonces directora de Vogue Italia y una de las mujeres más influyentes de la moda en su momento.

 

PG_men_look_SS17_018

A finales de los 90 Adolfo Domínguez, en ese entonces el más exitoso de los diseñadores españoles, puso en la bolsa gran parte de las acciones de su empresa con el fin de pagarles a sus tres hermanos. Estos, con el dinero recibido, crearon STL (Sociedad Textil Lonia) que hoy en día factura más de 300 millones de euros al año y controla no solo la marca Purificación García sino también Carolina Herrera.

Ahora Purificación García y el grupo STL han puesto sus ojos en Latinoamérica. En los últimos años han abierto tiendas en México, Chile, Bolivia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, Perú y Colombia. “Siempre me he sentido muy latinoamericana, venir es como volver a casa”, concluye.

Hora de compartir: