COLUMNISTAS

AVANZADA A RUSIA

El conductor trotamundos escribe este mes para Maxim
Por: Aarón Martínez
Hora de compartir:

 

ALBERTO LATI, PERIODISTA DE FOX SPORT  COMPARTIÓ CON NOSOTROS SU EXPERIENCIA PREVIA EN RUSIA

 

He tenido el privilegio de hacer varios viajes a Rusia: en 2007, en 2008, el año pasado estuve ahí por la Copa Confederaciones y luego a fin de año grabando gran cantidad de materiales para Latitud Rusia, el programa que emitimos en Fox Sports cada viernes para Latinoamérica.

Es un país que no terminas de conocer. ¿Cuántos países podrían darte tanto de qué hablar como Rusia? Sus cineastas, sus escritores, sus episodios históricos, su tragedia histórica, todo lo que le ha rodeado, y también la paranoia que desata, ahora como Rusia o en su momento como Unión Soviética.

 

Museo estatal de historia de Rusia
MUSEO ESTATAL DE HISTORIA DE RUSIA. (GETTY IMAGES)

Lejos de los prejuicios que por lo común Occidente ha colocado sobre esta nación, en parte por el tamaño del país y su permanente afán de expansión, en otra por lo enigmático que puede parecer sorprendente que al ir a poblaciones muy pequeñas la gente tiene mucha apertura y deseo de conocer extranjeros. Me pasó una vez algo que jamás pensé: una persona que iba llegando de no sé cuántos cientos o miles de kilómetros al este de los Urales, me preguntó: “¿Podemos hablar? Es que nunca he estado con un extranjero y menos que hable ruso”.

Eso te permite acercarte a una cultura que tiene ganas de abrirse, pero no ha encontrado la posibilidad. En mis visitas antes de hablar su idioma, los solía catalogar como gente muy cerrada, pero a partir de que conseguí comunicarme con ellos me he llevado experiencias muy gratas que no me esperaba, incluso quieren apoyar y ver de qué manera se portan bien con el extranjero.

Me llevé otra sorpresa en Ekaterimburgo, más allá de lo impresionante que es estar en Siberia. Estaba desgarrándome al ver el memorial de Gulag, reviviendo la historia de los millones de deportados a trabajos forzados en Siberia, los que murieron, que además es un lugar que tiene una escultura estremecedora: dos caras encontradas, una llorando hacia Europa y otra llorando en dirección a Asia; es el punto donde convergen los dos continentes, y además es el sitio en el que ejecutaron a la familia del último zar, Nicolás II. De pronto, en mi andar, me encontré con una escultura de Michael Jackson y un monumento a The Beatles… Son paradojas, pero te hacen entender que los lugares son muy complejos, que no podemos simplificarlos.

Como sede, veo a Rusia muy parecido a Brasil, por el tamaño del país, por ser economías en desarrollo, por eso será similar a 2014, pero con la diferencia que para los latinoamericanos habrá un choque cultural y lingüístico mucho mayor. Recomiendo que la gente se vaya con calma en su forma de divertirse, la experiencia en mis visitas ha sido grata, pero hay que entender que la autoridad ahí puede llegar a ser dura.

No hay que pasarse, hay que echar relajo de manera sensata, porque los latinos cada cuatro años somos expertos en no hacerlo y damos la nota que no debemos.

Contado a Aarón Martínez

Hora de compartir:

NEWSLETTER