AGENDA

DELICIOSO DESPLIEGUE DE SABOR ASIÁTICO EN TAMARINE

Este restaurante ubicado dentro del hotel JW Marriott, en Bogotá, nos presentó las nuevas inclusiones tailandesas que llevará su carta.
PH: Santiago Tejada
Por: María José Cogollo
Hora de compartir:

CUANDO DE PROBAR COMIDA ASIÁTICA Y TAILANDESA SE TRATA, SIN DUDA TAMARINE, ES UNO DE LOS MEJORES LUGARES EN BOGOTÁ, QUE SE DESTACA POR SU IMPECABLE SABOR.

Dentro del “boom” gastronómico que vive la capital colombiana, la apertura internacional es irresistible. Por eso, son cada vez más las opciones de comida que llegan desde un sin fin de lugares al rededor del mundo.

Fotografía de restorando.com

En cabeza del chef tailandés Sombat Phanlamphu, Tamarine Asian Cusine, es uno de esos restaurantes que exalta el sabor asiático de una manera, realmente exquisita. En conexión con este fin, han decido enfocar su carta en el estilo tailandés de cocina. Y como para recomendar es mejor probar antes, fuimos a conocer su propuesta gastronómica:

Empecemos por el principio

Nos presentaron cuatro entradas: “Vegetariano de la India”, “Pato y Pollo Tailandés”, “Bum Bao” y “Pato Pekín”. Y pareció que el orden de sus salidas, estuvo perfectamente coordinado con su grado de sabor.

Empezar con el “Vegetariano de la india” fue perfecto, ya que el plato consistió en dips de pan de garbanzo, que degustamos con preparaciones como: guiso lentejas, tabule, baba ganush, tahine y otras deliciosas salsas para acompañar.

Vegetariano de la India. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá.

El “Pato y Pollo Tailandés”, fue impecable, no solo por su sabor, suave, distintivo y sin abusar de las especias, sino por su textura muy placentera. En medio de esta entrada, nos presentaron la siguiente: el “Bum Bao”, unos auténticos panecillos de trigo orientales, cocinados al vapor, que se arman al estilo de sandwich, con un delicioso cerdo desmechado. Nosotros pecamos y los armamos también con el pato y pollo tailandés.

Pato y Pollo Tailandes. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá.

Seguimos con el “Pato Pekín”. Su carne presenta una textura especial, con un sabor jugoso y equilibrado; hasta ese momento nuestro favorito de la noche.  Pero “ojo” porque aún nos faltaban los platos principales.

Pato Pekín. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá.

La hora del plato fuerte

Llegó a la mesa el inmaculado “Cochinillo confitado”. Se trató de un lechón prensado, con reducción de teriyaki, puré de manzana al curry y vegetales. Y si, así como se lee de sabroso, lo es también cuando se prueba en vivo y en directo. Sin lugar a dudas, la estrella de la noche.

Cochinillo Confitado. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá..

El “Pad Thai Tamarine”, no se quedó atrás. El sabor de esta langosta salteada, con tallarines de arroz y salsa de tamarindo, descresta por su perfecto balance.

Pad Thai. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá..

En la “Trilogía de Curries”, consiste en tres raciones de carne: res tailandés, pollo amarillo hindú y pescado. Este último fue la sensación; tiene un toque sutil de leche de coco, que es la perfecta combinación para el arroz jazmín, con el que viene acompañado el plato.

Trilogía de Curries. Fotografía Santiago Tejada, cortesía JW Marriott Bogotá..

Siempre hay espacio para lo dulce

Llegada la hora del postre, pese a que el plato con minidegustaciones fue perfecto; el que se llevó los aplausos fue el “Spring Roll”, compuesto por pequeños rolls de fruta, acompañados con salsas de arequipe y chocolate. Inmaculado.

¿Aceptarías un trago? 

No nos podíamos ir sin hablar de la coctelería, en donde bebidas como el aguardiente, el vodka y el sake tienen un protagonismo especial. Nuestro favorito: el “Cóctel Zen”, un espectacular trago flameado, a base de aguardiente, zumo de manzana y hielo hecho con naranja, manzana y semilla de anís en su interior.

Sin duda, un lugar espléndido, no solo por su interesante propuesta gastronómica, sino por la remembranza de buenos tiempos, que cada explosión de sabor hace en el paladar.

Hora de compartir:

NEWSLETTER