ENTRETENIMIENTO

DIBUJOS REBELDES

La caricatura es una cara del periodismo que permite vigilar el poder de forma creativa. Aquí cuatro caricaturistas que han logrado desestabilizar a más de uno.
Por: Felipe Sabogal
Hora de compartir:

LA CRÍTICA POLÍTICA, ASÍ COMO NECESARIA, ES MULTIFACÉTICA: PUEDE SER GRAFFITI, POEMA O UN LIBRO ENTERO; ES CAPAZ DE APARECER EN FORMA DE COLUMNA DE OPINIÓN O, INCLUSO, COMO UNA PELÍCULA.

 

El acto de vigilar y criticar el orden establecido tiene cierta plasticidad: puede presentarse en cualquier soporte, con lenguajes y códigos muy específicos. Ahora bien, son diversos los medios de expresión que tenemos a la mano, pero en esta ocasión nos interesan las caricaturas y su forma particular de hiperbolizar (de exagerar) la realidad para poner en cintura a los poderosos.

Con una gran noción estética en mente y un admirable talento en las manos, los siguientes cuatro caricaturistas han destacado a nivel mundial por su irreverencia y un humor mordaz, concreto, que se escurre en cada trazo.

Antiguo editor del Charlie Hebdo

 

Desafiante hasta su último día, el francés Stephane Charbonnier fue editor en jefe  de la revista Charlie Hebdo, una publicación de izquierda que va contra todo: contra la derecha, el catolicismo, el nacionalismo, el judaísmo, el islamismo y una lista larga de “ismos”.  Con 47 años, levantaba ámpula con lápiz y papel en pos de la defensa de los valores republicanos.

Fue su crítica al extremismo musulmán lo que le quitó la vida en un ataque a las oficinas de Charlie en enero de 2015.

Junto a él se fueron los caricaturistas Cabu (Jean Cabut, de 76 años), Georges Wolinski (de 80), Tignous (Bernard Verlhac, de 57) y Honoré (Phillipe Honoré, de 73).

Antes de morir, en entrevista con la desaparecida revista francesa Tel-Quel, dijo: “No tengo hijos ni esposa. No tengo carro ni tengo crédito. Puede sonar un poco pomposo pero prefiero morir de pie que vivir de rodillas”.

Una cáustica pluma suizo-libanesa

Más de 3 mil caricaturas son las que el sitio web de Patrick Chappatte le atribuye al talento de este caricaturista de origen suizo-libanés.  El terrorismo, la guerra en Siria, Donald Trump, el gobierno de Kim Jong-Un, el cambio climático, todos han pasado por el ojo crítico de Chappatte.

 

Empezó su carrera en The Herald Tribune en 2001. Ahora es caricaturista editorial de la revista alemana Der Spiegel, los periódicos suizos Le Temps y NZZ am Sonntag y el New York Times.

Ganó el Premio Thomas Nast del Overseas Press Club en dos ocasiones (2011 y 2015) —siendo el primer no-estadounidense en conseguirlo—por ser sus caricaturas sobre la coyuntura internacional. Consulta su trabajo en www.chappatte.com.

Tom Toles lo logró antes que Spiegelman 

En 1990, dos años antes de que el historietista sueco Art Spiegelman ganara el Premio Pulitzer por la reconocida novela gráfica Maus, el neoyorquino Tom Toles se hizo con este galardón por su trabajo como caricaturista editorial.

Inició su carrera en The Buffalo Courier-Express y luego pasó al diario The Buffalo News. En 2002 comenzó a publicar en The Washington Post, periódico en el que continúa trabajando.

El interés de su crítica está en temas de igualdad y de medioambiente; es coautor de The Madhouse Effect, un libro sobre cambio climático. Su trabajo está compilado en seis tomos y es el autor de un libro para niños: My School Is Worse Than Yours.

El papá de Aleida

Vladimir Flórez no es uno de los caricaturistas más relevantes de Colombia, aunque su alter ego Vladdo sí lo sea. Una paradoja un tanto extraña porque -¡quién lo dijera!- son la misma persona.

Con más de 30 años de carrera, ha abordado la realidad colombiana desde distintos medios como la revista Semana y los diarios El Nuevo Siglo, El País (de Cali), El Espectador y El Tiempo. Por medio de su trabajo hizo del polémico expresidente Álvaro Uribe Vélez la delicia de sus críticas. Además, creó a Aleida, un personaje que reflexiona sobre la posición de la mujer en la sociedad.

 Esperamos que las caricaturas y su forma particular de hiperbolizar la realidad sigan poniendo en cintura a los poderosos.

Hora de compartir:

NEWSLETTER