EL DÍA QUE

EL DÍA QUE… MAURICIO CANO

Se ganó su primer premio Grammy
CANO HOME
Camilo Villaboa
Por: Contado a Sergio Ramírez

 

“La segunda edición de los Latin Grammy se iba a realizar en el auditorio Shrine de Los Ángeles el 11 de septiembre de 2001, el mismo día del atentado contra las torres gemelas. Yo estaba en Colombia, sin saber qué iba a pasar con el concurso donde los Aterciopelados estaban nominados a Mejor canción Rock, Grabación del año y Mejor álbum vocal rock, grupo o dúo, por el disco Gozo poderoso, en el cual yo había sido ingeniero de sonido.

CANOCreo que desde que tenía unos tres años me enamoré de la música. Mis padres, muy complacientes y testigos de cierto talento, me inscribieron en una academia desde muy pequeño, luego estudié Música en Los Andes y, ya grandecito, cuando me di cuenta de que no iba a ser un gran instrumentista, decidí dedicarme a algo que tuviera que ver con lo que me gustaba y me fui a Canadá a estudiar Ingeniería de Sonido.

De regreso a Colombia ingresé a Audiovisión, que fue mi casa durante 20 años y allí trabajé con muchos de los mejores artistas de este país, desde Shakira y Carlos Vives, hasta Fonseca, Jorge Celedón, Los gaiteros de San jacinto, Totó la Momposina y Silvestre Dangond (la lista es demasiado larga).

Allí estaba cuando llegaron los Aterciopelados a grabar Gozo poderoso y el gerente del estudio me lo adjudicó a mí, Fue una grabación tranquila, sin sobresaltos.

Un mes después de la caída de las torres finalmente se entregaron los premios y Aterciopelados ganaron en la categoría de Mejor álbum vocal rock, dúo o grupo; lo que yo no supe hasta unas semanas después es que yo también había ganado. Ya de regreso a Bogotá, Héctor me llamó y me dijo: “Te tengo una cosita”, y me invitó a su apartamento. Cuando llegué me entregó una caja con el gramófono. Fue algo supremamente emocionante, quizás también por lo inesperado. Desde entonces me he ganado cuatro más y aunque es un orgullo no es eso por lo que trabajo, para mí no hay nada mejor en el mundo. Yo juego con las consolas, y encima me pagan”.