HOMBRE MAXIM

EL VIAJERO

Hace 10 años el antioqueño Daniel Tirado decidió que su vida iba a ser diferente, hoy es uno de los informadores digitales especializados más importantes del continente.
4Z2A8214
Cortesía Daniel Tirado
Por: Sergio Ramírez

Daniel Tirado, hoy, tiene acumuladas poco más de 600.000 millas; es decir, lo suficiente para darle la vuelta al mundo 24 veces. Este escalador profesional tiene en sus pasaportes sellos de más de 25 países, ha visitado casi 50 ciudades, conocido cientos de personas en cuatro continentes y hasta se casó con una japonesa.

Se define a sí mismo como un escalador, un aventurero y un “viajero independiente” (“lo de mochilero todavía suena como medio hippie”) especialista en recorrer el mundo sin gastarse una millonada en el camino, lo que lo ha convertido en el informador digital más reconocido del país en el tema. En Instagram tiene más de un millón y medio de seguidores, más de 100 mil suscriptores en su canal de YouTube (“el más grande en Suramérica de los especializados en viajes”, asegura) y un millón de seguidores más en Facebook. “Ahora sí puedo decir que vivo de viajar, es mi trabajo”.

No es un mal trabajo, aunque, como cualquier otro, tiene sus momentos agotadores; sin embargo, la cosa comenzó más como un escape que como una vocación.

 AOT_DT-11De escalador a explorador

Lo primero que Daniel tirado decidió ser fue escalador. Era apenas un adolescente cuando comenzó a conquistar montes y rocas, actividad que decidió combinar con su afición por la música. Se convirtió en DJ, luego en promotor de eventos y todo cambió. “Hacía mis propios ‘raves’, eventos muy grandes con 200 personas durante varios días, fueron como cinco años en los cuales desde el jueves ya estaba rumbiando”.

Desde pequeño le gustaron los negocios, así que tras graduarse del colegio se inscribió para estudiar Administración de Negocios. “Me apasionaba la idea de ser emprendedor, pero, ya en clase, me pareció aburridísimo; me cambié de universidad y me fui para la Escuela de Ingeniería, hasta que me di cuenta de que el problema no era la universidad, era yo el que estaba aburrido, el que estaba desconectado”.

Agobiado por una vida personal que se estaba saliendo de control y un futuro académico poco claro, Daniel concluyó que la mejor manera de reconfigurar su existencia era poniendo tierra de por medio.

Dejó la universidad, le “metió el cuento” a sus padres de que se iba a “estudiar inglés”, empacó su maleta y se largó con destino final Asia. “Mi papá no me creyó del todo y seguro pensó que me iba a ir a drogarme por ahí, así que no me dio plata, y yo solo tenía algunos ahorros que había logrado rescatar de mi etapa fiestera, entonces me tocó buscar la forma de financiar mi viaje”. Compró artesanías, mochilas, carrieles, todo lo que pudiera considerarse “típico”.

_Z2A7428Primer consejo: tener a mano algo que pueda vender para financiar su viaje.

De Medellín viajó a Chile, donde tenía un amigo de sus épocas de escalador, y de allí saltó a Australia. “Comencé a vender lo que llevaba, todos los fines de semana iba con una tela a vender artesanías, también conseguí trabajo como DJ”.

Durante un año, Daniel fue mesero por las mañanas, DJ por las tardes, vendedor de artesanías los fines de semana y distribuidor de licores en las noches. “En Australia hay una ley que prohíbe vender alcohol en tiendas y supermercados después de las 12 de la noche, pero había mucho estudiante que quería seguir la fiesta, así que yo compraba botellas de alcohol entre semana y las revendía los fines de semana”, recuerda.

Trabajó duro y ahorró todo lo que pudo. “En Australia podía ganar US$250 en una noche y luego me gastaba, en promedio, US$15 por día, entonces, con dos noches de trabajo podía financiar mi viaje durante un mes”, asegura.

 

_Z2A7658Segundo consejo: trabajar en un país costoso y gastar en países más baratos.

Indonesia, Singapur, Malasia, Camboya, Laos, Vietnam, Corea, Japón, China, Hong Kong, La India. Durante tres años no dejó de viajar. “En Colombia decían: ‘este man es millonario’, ‘es que así es muy fácil’, la verdad es que siempre estamos buscando una razón para no tomar riesgos”.

Tercer consejo: olvidarse de las excusas mentales.

“Cuando uno le pregunta a la gente por qué no viaja siempre están llenos de excusas: yo no viajo porque no tengo plata, porque tengo familia, porque estoy solo, porque estoy muy joven, porque ya estoy muy viejo, porque que no tengo tiempo o porque me da miedo – sostiene-. Nadie nace viajero, los mismos miedos que tienen todos los tuve yo, también me preguntaba ‘¿Qué voy a hacer solo en Tailandia?’, pero me di cuenta de que en el mundo realmente hay más gente buena que mala y que viajar es muy barato”.

Después de tres años de viaje, y un matrimonio que lo llevó a Japón, ya tenía algunas cosas claras sobre sí mismo, por lo menos que no quería volver a la universidad y que quería seguir viajando. “De lo que no tenía ni idea era de qué iba a vivir”, así que regresó a Colombia para financiar su próxima aventura.

Resultado de imagen para VIAJANDO SIN PAPEL HIGIÉNICOAfición y profesión

Volvió a Medellín, creó un parque temático con un muro de escalada y trabajó como loco durante cinco años. “Lo de ser emprendedor sonaba bonito, pero eso significa trabajar 15 horas diarias siete días a la semana y dejar de viajar”. Lo dejó todo, otra vez; agarró su mochila y “cogió camino”, con la diferencia de que, esta vez, comenzó a contar lo que hacía. “Nunca pensé que iba a vivir de los viajes, pero había una vocecita mental que me decía que creara un blog, aunque la verdad no sabía para qué; lo primero que escribí solo lo leyeron un par de amigos”.

Daniel afirma que lo más difícil fue enfrentarse a lo que llama los “roba sueños”. “Era la oveja negra de la familia, nadie daba un peso por mí, mis amigos se molestaban y se preocupaban por mí”. Hoy, tras su éxito en redes y publicar su primer libro “Viajando sin papel higiénico”, que se ha convertido en una verdadera guía para los “viajeros alternativos”, las cosas son diferentes. “Ahora todos te dicen: yo sabía que te iba a ir bien, vos siempre has sido un berraco, desde chiquito”.

A medida que fue creciendo el número de seguidores aumentaron también las invitaciones. “No me pagaban, pero por lo menos yo tampoco tenía que pagar por los viajes”, recuerda. Continuó compartiendo consejos útiles en sus redes “Y, hoy en día, ya puedo decir que me pagan por viajar”.

 

Trotamundos mediático

Hoy en día, Daniel asegura que nada lo saca de Colombia. “Traté de vivir en Australia y no pude, me fui a Japón y me metí una aburrida la macha, yo aquí vivo bien”, pero tiene sus lugares favoritos: Birmania (al sur de China) y Laos. “Va a sonar raro, pero me gustan porque son países con poco turismo. Yo vivo de esto, pero sé que, en general, los turistas somos destructores; además, los lugares con muchos visitantes van perdiendo su esencia y sus tradiciones”.

Su sueño: conocer todos los países que terminan en ‘stan’ (un sufijo que en persa significa “lugar de”): Afganistán, Kazajistán, Kirguistán, Pakistán, Uzbekistán. “Lo que pasa es que todavía hay algunos que están como ‘calienticos’, como peligrosos, entonces toca esperar a que la cosa se tranquilice un poco”.

 

 

Resultado de imagen para CONSEJO DE UN VIAJERO EXPERTOConsejos de un viajero experto.

“No se quede pensando ‘Yo quiero’, póngale fecha y destino a su viaje y haga todo lo posible para lograrlo”.

“Organice el viaje usted mismo. Uno para viajar tiene que invertir tiempo o dinero, si quiere ahorrar dinero hágalo usted mismo”.

“La información está a la mano, en guías como Lonely Planet o Moon o incluso en una página gratuita que se llama Wikitravel, Consúltelas antes de planear su viaje”.

“Escape de las excursiones: le ponen todo a la mano, le dicen qué hacer y termina al otro lado del mundo en un hotel de cinco estrellas comiendo un ‘desayuno americano’ que es exactamente igual en Colombia, Grecia o Japón”.

“Yo prefiero hospedarme en casas, estilo airBnB, porque son más baratas y siempre son diferentes y tiene algo de color local, pero incluso, si es más guerrero también hay comunidades como couchsurfing que te permiten hospedarte gratis”.

“Compre los tiquetes con anticipación y utilice buscadores como Kayak”

“Verifique los servicios de su tarjeta de crédito, algunas no solo ofrecen millas sino también seguros aéreos y médicos”.