ENTRETENIMIENTO

Felipe Saray, sonidos cerca al sol

El músico, arreglista y compositor colombiano decidió suspender su prometedora carrera como solista en México para unirse al nuevo proyecto del “Cirque du Soleil”, Luzia.
Hora de compartir:

A Felipe Saray la música lo persiguió desde pequeño: en las fiestas familiares,  en las reuniones en casa,  con los amigos de sus padres que tocaban algún instrumento. “A medida que pasaba el tiempo me lo fui tomando más en serio y finalmente decidí que sería mi profesión”.

Estudió interpretación con énfasis en percusión en la facultad de Estudios Musicales de la Universidad Central de Bogotá. “La verdad resultó ser muy divertido y me enamoré de la percusión”. Hoy, interpreta, además, la guitarra y el piano. Fue en la universidad donde creó Mockabú, un cuarteto que comenzó de una manera muy informal y terminó convertido en un gran proyecto, con el que ganó sus primeros concursos. “También nos divertíamos mucho”.

Sin embargo, sería Ceniza Rosa, una banda que conformó también con amigos de la universidad, la que de alguna manera le daría un vuelco a su carrera. “A ese grupo tengo que agradecerle mucho de lo que sé ahora en mi vida musical: la producción, los arreglos, la composición, todo salió de ahí”.

Cuando la agrupación se desintegró, Pipe emprendió su propio camino. En el 2008 decidió probar suerte en México como productor y músico independiente. “Fue difícil, pero han salido algunas cosas bien”. No tenía contactos, ni siquiera un proyecto concreto, sólo amigos y familiares que le dieron la mano. “Mi primer trabajo fue en un restaurante muy chiquito, tocando gratis por la visa para poder permanecer en el país”.

Desde entonces se dedicó a tocar puertas y trabajar duro para forjar una carrera en un lugar que, aunque dejó para continuar buscando sus sueños, considera su segundo hogar. “Mi balance es que tengo otro país, aparte de Colombia, al que le debo mucho y quiero muchísimo”. Poco a poco se le fueron abriendo puertas, se convirtió en arreglista y músico de planta de La voz México. “Todos éramos una familia y trabajamos muchísmo”, recuerda, y emprendió, en compañía de su manager, Joaquín Fernández, proyectos que lo dieron a conocer, como “Bossa y Bosé”, una recopilación de canciones de Miguel Bosé en versiones bossa nova, y “Oye Frank”, un tributo a Frank Sinatra con elementos latinos.

Felipe

Fue Fernández también quien le propuso grabar a su estilo “El Pipiripau”, un clásico de la cumbia mexicana, compuesto por Federico Caballero Chávez en los años 80. “Nos pareció divertido”, asegura, y aunque finalmente reconoce que no es una de sus canciones favoritas, sí sirvió para que mucha gente pusiera sus ojos en él.

Inquieto, de mente abierta, Felipe no tiene problema alguno en reunir sonidos, géneros e inspiraciones en una mezcla que en algún momento bautizaron como “cumbia pop” y ubicarlos junto a sus particulares versiones de conocidos temas colombianos, como “Te olvidé” y “La pollerá colorá ”, o nuevas propuestas como “La catalana” (“una canción que amo y creo que a la gente le gusta bastante”). “La verdad es que me gusta componer de todo, amo la música y disfruto simplemente experimentar. Yo no diría que todo lo que hago es “cumbia pop”, simplemente ese proyecto lo llamamos así porque fue lo que fusionamos”.

Hace algunos meses comenzó en México una gira con un espectáculo llamado “¡Caray Saray!, en el cual expresa toda sus inquietudes musicales; sin embargo, y cuando su carrera como intérprete parecía despegar, decidió ponerle pausa a su trabajo  como solista y tomar una decisión: presentarse a la convocatoria del Circo del Sol.

“Me enteré de la convocatoria en Facebook, mandé videos con ejemplos de lo que yo hago y me citaron a un casting en México”, explica Pipe sobre el proceso que lo llevó a formar parte, a partir de este año, de la reconocida compañía. Hoy está en Toronto (este año estarán también en San Francisco, y el próximo en San José, en Estados Unidos), como parte del grupo musical y del equipo de artistas.

Sus creadores sostienen que el Circo del Sol tiene una larga y profunda relación con México. “Es una tierra que inspira admiración, con sus impresionantes paisajes y maravillas arquitectónicas, impulsado por el indomable espíritu de su gente”, aseguran. Quizás por eso, decidieron hacerle un homenaje a este  país con la que se convertiría en su producción número 38, “Luzia”, un espectáculo en el cual participan 44 artistas de 15 diferentes países, incluyendo un colombiano, Felipe Saray.

En México quedaron los ecos de “Mi última tristeza”, su más reciente sencillo. Un tema de despecho  estilo colombiano. “La canción simplemente habla de que quiere estar triste y solo una vez más por esa persona”.

Hoy, Pipe afirma que sus planes son concentrarse en sus compromisos con el Circo del Sol. “Tengo al menos dos años más de gira con ellos”. En el trascurso, sin embargo, seguirá componiendo su propia música y continuará desarrollando su proyecto. Nuevos espacios se han abierto.

Hora de compartir:

NEWSLETTER