ENTRETENIMIENTO

BREAKING BAD: LA OBRA MAESTRA QUE REDEFINIÓ LA FRUSTRACIÓN

Estas son las razones por las que la serie de Vince Gilligan sigue siendo tema de conversación.
Breaking bad cumple diez años
Por: Redacción Maxim
Hora de compartir:

A diez años de la transmisión del primer capítulo y a poco más de cuatro años del último episodio. Los personajes de Vince Gilligan siguen vigentes, no sólo porque el spin-off Better Call Saul mantiene enganchados a los fanáticos de la saga, sino por el maravilloso soundtrack, los guiños a Quentin Tarantino, los timelapse como transiciones, las memorables actuaciones de su elenco, la estupenda dirección y porque al menos se mantiene en el gusto de la audiencia: en la actualidad Breaking Bad sigue siendo de las series más maratoneadas en Netflix.

Le tomó cinco temporadas a Gilligan narrar la historia de Walter Hardwell White (Bryan Cranston), un químico poco valorado quien da clases en una secundaria y trabaja medio tiempo en un autolavado; su vida y su matrimonio son aparentemente monótonos, sin embargo, todo cambia cuando le diagnostican cáncer de pulmón, esto deviene en una serie de decisiones como aliarse con Jesse Pinkman (Aaron Paul), un antiguo estudiante suyo. Las circunstancias paulatinamente muestran la degradación moral de Walter, quien llega a ser la cabeza de un poderoso, lucrativo y sangriento imperio de drogas.

La serie ganó numerosos premios Premios Emmy: Mejor actor en serie dramática en 2008, 2009 y 2010 (Bryan Cranston), Mejor dirección en serie dramática en 2008 (Vince Gilligan) Mejor actor de reparto en serie dramática en 2012 (Aaron Paul) y Mejor actriz de reparto en 2013 (Anna Gunn). También se hizo acreedora de dos Globos de Oro en su edición 71: Mejor serie dramática y Mejor actor dramático (Cranston).

The WireLos Soprano y Six feet under, ya habían marcado un precedente como grandes producciones, sin embargo, Breaking Bad llegó en el momento justo, tal como Los Beatles y la televisión en los 60. La serie producida por el canal de televisión AMC arribó en 2008 en medio de una huelga de escritores, en ese momento Gilligan tuvo suerte al encontrar a Peter GouldMoira Walley-BeckettThomas SchnauzSam CatlinGeorge Mastras y Gennifer Hutchison, quienes fungieron como el equipo central de escritores que dieron vida a las aventuras de Walt, Jesse y compañía.

Breaking Bad llegó a su clímax justo en el cambio de paradigma en cuanto al consumo de material audiovisual, la aparición del streaming y la televisión On Demand (Netflix, Amazon, Hulu) cambiaron para siempre a la televisión, al menos, como la conocíamos hasta entonces. La quinta temporada de la serie aún se ubica entre las mejor puntuadas en IMDB.

Para muchos el éxito de Breaking Bad tiene que ver con la idea de que Gilligan redefinió el concepto de antihéroe con Walter White, no obstante, el personaje encarnado por Bryan Cranston no realiza actos heroicos con actitudes antiéticas, ni tampoco empata con el arquetipo de antihéroe.

Lo que realmente sucede, es que Gilligan logra hacer de White un criminal de proporciones épicas, en su persona se manifiesta la violencia a causa de la frustración de un científico que alguna vez ganó el Nobel que como moneda de cambio recibió poco reconocimiento y, por si fuera poco, una enfermedad terminal. Bryan Cranston logró darnos a un villano con momentos sumamente patéticos, un tipo brillante que es capaz de ir de lo sublime a ridículo, es decir, mostró a un ser humano que, como cualquiera, tiene el potencial de actuar como moralmente le convenga.

A raíz del cáncer, Walter comienza a dejar de lado lo correcto hasta llegar a una inevitable degradación moral que destruye lo que encuentra a su paso, incluyendo a su familia. Durante el transcurso de la serie podemos ver cómo Walt pasa de ser un personaje socialmente triste y reprimido con una realidad paupérrima, a convertirse en  un sociópata, megalómano, y por supuesto, al mejor cocinero de metanfetamina en el universo creado por Gilligan.

 

El día que terminé de ver Breaking Bad (por primera vez) dediqué un momento al silencio, esa pausa que obliga a la reflexión cuando llegas al punto culminante de una obra que, de alguna manera, te dejó algo, pero que también se llevó una parte de ti. Tal vez era la nostalgia porque ya no habría más, o el hecho que había presenciado un suceso que cambiaría el rumbo del entretenimiento como lo conocíamos hasta entonces.

SIEMPRE TENDREMOS SU SOUNDTRACK

 

LA INFLUENCIA DE QUENTIN TARANTINO

 

Hora de compartir: