LIFESTYLE

LUCIANO D’ALESSANDRO: ON THE ROAD

Recorrimos las calles de Bogotá con el venezolano, reconocido por su papel de Pablo en La ley del corazón. Hablamos de su vida en el país y del éxito de la serie.
Camilo Villabona
Por: Katherine Barón
Hora de compartir:

SER ACTOR NO ES FÁCIL. LAS PERSONAS SUELEN CREER QUE TIENEN TODO RESUELTO, PERO NADA MÁS ALEJADO DE LA REALIDAD QUE ESO.

 

Luciano D’Alessandro lo explica así: “Tienes horarios de trabajo de 12 horas, de lunes a sábados; pierdes momentos importantes en la vida por estar grabando. Es agotador, y eso sin mencionar el sacrificio de tener que renunciar a parte de tu vida privada”. Sin embargo, Luciano ha sabido manejar muy bien esos gajes del oficio porque, al final, hace lo que ama.

La actuación sin duda le cambió la vida y la forma de ver el mundo. Se graduó como ingeniero de sistemas, pero desde que empezó a actuar nunca volvió a ejercer su profesión.

 

Hoy en día, gracias a su talento, tiene al público colombiano pegado a las pantallas de sus televisores; un éxito que, confiesa, nunca esperó. “Recuerdo que Mabel Moreno (su compañera de reparto) decía que esto iba a ser un proyectazo, pero nadie imaginaba que fuera a ser así”, asegura.

Luciano D’Alessandro tiene 41 años. Nació en la ciudad de El Tigre, Venezuela, y hoy recuerda cómo fue irse a vivir a otro país con diferente cultura y un clima completamente ajeno. “Allá hace mucho calor e incluso podía ir a la playa. Por eso no me gusta tanto el frío y, aunque me he ido acostumbrando, al principio fue difícil acá en Bogotá”, explica.

Y el tema del clima transformó la relación que el actor tiene con la moda. El Luciano que vivía en Venezuela usaba solo camisas tipo polo con jeans. Ahora cuenta que el frío bogotano le permite probar con diferentes estilos. ¨Hay algo muy chévere y es que puedo vestir con más creatividad.

 

Puedo usar chaquetas o gabanes, que me gustan mucho”, asegura D’Alessandro, quien añade que como su personaje en la serie se viste siempre igual, eso ha hecho que los trajes, las corbatas, los blazers sean lo último que quiera ver. Por eso prefiere usar tenis con suéteres y una chaqueta.

 

Y así fue cómo recorrimos las calles de Bogotá con Luciano D’Alessandro

 

 

Hora de compartir:

NEWSLETTER