Portadas Maxim

MELINA RAMÍREZ: BELLEZA Y ESPÍRITU

Para Melina Ramírez, verse hermosa no ha significado olvidarse de que lo más importante está en el interior.
Camilo Villabona
Por: Sergio Ramírez
Hora de compartir:

En las imágenes se ve una niña de cabello castaño y gran sonrisa. Durante días, en las redes sociales se debatió si la tierna jovencita de las fotos se parecía o no a la despampanante rubia que hoy tenemos en nuestras páginas y si, como llegó a afirmar un portal, “todo tiempo pasado fue peor”.

6O0A7000

“Son fotos de hace años. Cuando vi eso, lo que pensé fue que me parecía increíble que el tema de conversación en un país como el nuestro, con cosas tan importantes para debatir, fuera mi preadolescencia”, asegura Melina Ramírez, exreina, presentadora, modelo, publicista y, hoy en día, una de las mujeres más hermosas de Colombia.

6O0A7171

“La verdad es que de bebé fui muy linda, era hermosa, pero mi preadolescencia fue fatal, con decirte que en esas fotos quedé divina”, afirma. Sin embargo, así como está orgullosa de la mujer que es, agradece haber sido la niña de esas fotos que causaron tantos comentarios. “Amo esa etapa de mi vida, porque gracias a que fui lo que fui en ese momento, soy lo que soy ahora”.

 

Más que belleza

6O0A7086

Esta mujer, nacida en Cali pero criada entre la capital del Valle, Medellín y Marinilla, un municipio del oriente antioqueño de donde es originaria su familia, recuerda que la preadolescente de esas fotos era una niña feliz, amorosa y amada, con una familia unida, de valores fuertes que no se preocupaba por su apariencia física pero sí por su preparación intelectual y el conocimiento espiritual.

6O0A7066

“Creo que la gente se centra en cosas que realmente son las menos importantes —reflexiona—. El físico nunca me interesó, incluso hoy en día, siendo una mujer vanidosa, porque me cuido y sé que trabajo en un medio en el cual se le da un gran valor a la apariencia, le doy la importancia que se merece, pero no es el centro de mi vida”.

6O0A6642

Nuevos rumbos

A los 18 años era modelo (aunque durante años había soñado con ser bailarina), y una jovencita enamorada que decidió cambiar los planes de sus padres (que la veían estudiando en una prestigiosa institución de educación superior en Medellín) y matricularse en una universidad, no menos reconocida, pero en Bogotá, persiguiendo un amor que se desvaneció en días. Melina, quien venía de estudiar inglés en Canadá, de un momento a otro se vio sola, en Bogotá, donde no conocía a nadie. “Fue un proceso duro, que me costó mucho”.

Y el detrás de cámaras de nuestra Chica Maxim del mes no puede faltar ¡disfrútalo!

Te invitamos a  leer la  entrevista completa  y a ver todas las fotos  que nuestro lente captó de esta “belleza espiritual” ,en nuestra edición impresa o descargando nuestra App Maxim Colombia. 

Hora de compartir:

NEWSLETTER