RECOMENDADOS

PASIÓN POR EL WHISKY

Christiano Protti es actualmente el embajador para América Latina del whisky Glenfiddich.
foto 2
Cortesía
Por: Redacción

Whisky Glenfiddich tiene hoy en día 22 embajadores a nivel mundial, los cuales representan el ideal del concepto Maverick, que es parte del ADN de la marca y además invita, a través de estos personajes, a ser parte de esta pasión: a conocer el portafolio de la destilería y el poder evidenciar por sí mismos, porque este whisky es el más premiado y vendido del mundo

Christiano Protti parecía destinado más al mundo de la culinaria que al de los destilados. Este brasilero es hijo de un reconocido empresario de restaurantes y hermano de un jefe de cocina. “Crecí en una familia en la cual la buena comida y los buenos tragos siempre estuvieron cerca y fueron parte de nosotros”, confirma.

Foto 1

El whisky, asegura, siempre ha sido su trago preferido; sin embargo, fue cuando viajó a los Estados Unidos a continuar sus estudios que comenzó a tomarlo periódicamente. “Cuando volví a Brasil trabajé en marketing en el sector financiero, después en marketing de moda, pero siempre, cuando salía con amigos a un bar, restaurante o evento, la conversación giraba en torno a la gastronomía y la bebida”.

Protti recuerda que sus amigos siempre le hacían preguntas “¿Por qué tomas Glenfiddich?, ¿qué diferencia tiene en comparación con otros whiskies?, ¿qué es un single malt?” En una de esas animadas discusiones acompañadas por un whisky, conoció a una persona que lo invitó a una entrevista de trabajo. “Y hace cinco años que soy embajador de Glenfiddich para América Latina”.

Miembro de una familia de inmigrantes italianos que se radicaron en el sur de Brasil, nació en Recife, en el nordeste de Brasil. “Por coincidencia la ciudad que más consume whisky en el mundo”. Sin embargo, se considera “carioca”, como se conoce a quienes son originarios de Río de Janeiro, pues fue allí donde vivió gran parte de su vida y donde se graduó de administración de empresas. “Tengo un MBA en Gestión Internacional de la Universidad de Thunderbird, en Estados Unidos”.

Tras trabajar en mercadeo y comunicaciones en bancos, marcas de moda y tecnología se convirtió en el embajador para América Latina de Glenfiddich. “Somos 22 embajadores y estamos en los principales mercados del mundo, siendo el medio y el mensaje de esta premiada destilería. Yo soy el embajador para América Latina y mi trabajo significa contar nuestra historia como pioneros en esta categoría de destilados desde hace 130 años (que se cumplirán el próximo 24 de diciembre de 2017). Se trata de educar al consumidor latino acerca de las diferencias entre los whiskies, los distintos aromas y sabores, las referencias de nuestro portafolio y, además, comprobar por qué Glenfiddich es tan especial, poder contagiar a todos sobre el single malt más premiado del mundo”.

glenProtti es , el representante de lo que Glenfiddich ha bautizado como Maverick. “Un Maverick es un líder determinado, con visión, ambicioso, poco convencional e independiente. Es alguien que no le teme a romper el statu quo. Es un individuo que cree firmemente en lo que piensa, en lo que es. Tiene un firme propósito y claridad sobre lo que aspira a ser.  A partir de esto, se atreven a emprender y probar cosas diferentes, creyendo en sí mismos, escribiendo sus propias reglas, haciendo la diferencia y dejando su marca en el mundo. Steve Jobs, Richard Branson, David Bowie, Ayrton Senna, la paquistana Malala Yousafzai son algunos ejemplos, pero el más claro de este concepto viene desde William Grant, fundador de la destilería, Glenfiddich.  En 1886 a los 42 años, renunció a su trabajo para comenzar una nueva vida yendo detrás de sus propios sueños: crear el single malt más icónico del mundo, y lo hizo junto con sus nueve hijos. Durante 130 años se ha mantenido este espíritu y legado que ha estado presente en la familia Grant por seis generaciones continuas”.

Christiano no deja de lado la tradición familiar, es, desde luego, un especialista en maridaje: “Pienso que no hay una regla, porque cada uno tiene su paladar y preferencias de aroma y sabor. Pero les digo que después de muchos años de experiencia, con jefes de cocina, bartenders y dueños de restaurantes, se van aprendiendo combinaciones muy acertadas que tienen que ver con las notas de cada una de las referencias.  Por ejemplo, un whisky más leve, como el Glenfiddich 12 años, que tiene notas suaves de roble y un afrutado fresco, marida bien con comidas que lleven salmón, queso blanco, atún, ensaladas variadas y platos leves o suaves.

Glenfiddich GF_ORIGINALS_HOMEPAGE_BANNER (2) (1)

 

El Glenfiddich 15 años es un whisky dulce y extremamente complejo, con notas de aroma y sabor que combinan miel y frutas secas. Este es perfecto para maridarlo con pastas y mariscos: lasaña, espagueti, canelón con salsa blanca, pulpo, camarones, ostras, queso cheddar, queso brie con mermelada de dátiles, fondue de queso, cheesecake, pudin de leche, panetón, entre otros.

Glenfiddich 18 años es un whisky con notas robustas de manzana, caramelo y canela.  Este queda excelente con un asado de tira, ojo de bife y todo lo que salga de una parrilla. Jamón serrano, queso roquefort y queso gorgonzola también son otras opciones”.