HOMBRE MAXIM

SANTIAGO ARIAS: CAMINO A LA GLORIA

El lateral de la selección acaba de ser elegido como el mejor jugador de la liga holandesa por su desempeño en el PSV. Sin duda, su participación en Rusia no pasará desapercibida.
Camilo Villabona
Por: Nicolás Martínez
Hora de compartir:

ESTADIO ARENA PANTANAL DE CUIABÁ, BRASIL. 24 DE JUNIO DE 2014. COLOMBIA Y JAPÓN VAN A JUGAR UN PARTIDO DE LA PRIMERA FASE DE LA COPA DEL MUNDO. 

Las graderías están repletas de hinchas con camisetas amarillas de la Selección Colombia que, con sus cantos de apoyo, alientan a los jugadores. Desde el Mundial del 98, los cafeteros no iban a la fiesta más grande del fútbol; en esa época las estrellas eran el Pibe Valderrana, Óscar Córdoba, el Tino Asprilla, entre otros ídolos. Pero en esta ocasión, millones de colombianos pegados a las pantallas veíamos a una nueva generación de jugadores. Entre los titulares había un joven paisa de 22 años que desde niño soñó con estar ahí.

Él era Santiago Arias, el hombre Maxim de esta edición, un deportista que desde adolescente empezó a jugar fútbol, pero que confiesa que su gusto por este juego le llegó un poco tarde, cuando sus amigos del colegio lo invitaban a la cancha. “Yo antes de los cinco años no cogía un balón. Era más un sueño frustrado de mi papá”, recuerda Arias, el número cuatro de la Selección Colombia,  que juega como lateral derecho.

Ya más grande, a los 17 años, Santiago tenía claro lo que quería en su vida: ser futbolista profesional. Sin embargo, su mamá le insistía en que fuera a la universidad y estudiara otra carrera. No es que no le gustara que su hijo jugara, pero lo veía más como un hobbie que como una profesión.  “Mi madre sí se enojaba conmigo y me decía que si el fútbol no me daba plata, yo qué iba a hacer”, cuenta Arias, quien agrega que gracias a su propia convicción y al respaldo de su papá, ella se convenció de dejarlo seguir su sueño.

Y no fue una mala decisión. Para ese momento iba a la escuela de fútbol de Alexis García (famoso entrenador que jugó en el Once Caldas y el Nacional) y por su buen desempeño, García terminó invitándolo para ser parte de La Equidad, el equipo bogotano que dirigía en ese entonces. Ahí lo llamaron para ser parte de la Sub 17 de la Selección Colombia, una noticia que lo llenó de felicidad; pero al día siguiente chocó con la enorme tristeza de la noticia de que su papá, el inspirador de su carrera, había muerto. “Así es la vida. Se van unas cosas, pero te llegan otras. Después de todo mi papá se convirtió en mi ángel de la guarda y me acompaña todo el tiempo”, confiesa.

Te invitamos a leer la entrevista completa en nuestra edición impresa de junio o  descargando la App Maxim Colombia

Asistente de fotografía, Mario Perdomo; maquillaje y pelo, Óscar Sánchez; styling y producción, Juliana Pacheco. Agradecimiento a Ugly American Cra 9 # 81 – 12.

 

Conoce  a la mujer que conquistó el  corazón del  lateral derecho  de la Selección Colombia: KARIN JIMÉNEZ: FUTBOLISTA POR AMOR

 

 

Hora de compartir:

NEWSLETTER